HISTORIA DEL RITO FRANCÉS EN PORTUGAL

por António Antunes Ribeiro

Mandiles Azules tiene hoy el honor de contar entre sus colaboradores al Hermano Antonio Antunes Ribeiro, figura destacada en el seno de la Obediencia portuguesa Gran Oriente Lusitano, y máximo responsable hasta no hace mucho del Gran Capítulo General para el Rito Francés de esta organización.

Habida cuenta de todo lo que se ha podido leer últimamente, el artículo que hoy ve la luz convenientemente traducido al castellano, aporta una serie de elementos en su mayor parte desconocidos en nuestro país, referidos principalmente a la historia reciente de la implantación del Rito Francés en el país vecino. La narración –una plancha expuesta no hace mucho en la sede del Gran Oriente Lusitano- corre además a cargo de un testigo que ha visto y vivido de cerca todo el proceso. El lector podrá hacerse a partir de la lectura una idea cabal de la sucesión de hechos acaecidos en Portugal en los últimos años, pudiendo discernir con claridad qué papel desarrollan –y desarrollaron- unos y otros actores.

No podemos dejar pasar la ocasión de dar las gracias desde este espacio al Hermano Antonio Antunes Ribeiro por su ayuda y colaboración.

Introducción del autor

Imagen 1 Logo

Ante una concurrencia que es buena conocedora de los temas masónicos, y las dos excelentes intervenciones que me han precedido, me hacen innecesario referirme a cuestiones históricas y características del Rito Francés, simplificándose además la tarea que me ha correspondido, esto es, hablar sobre la historia del Rito Francés en Portugal.

No obstante, y para un mejor encuadre temporal, he considerado conveniente hacer una breve referencia a los primeros pasos de la masonería.

  • En 1717, constitución de la Gran Logia de Londres, la llamada Masonería Especulativa.
  • En 1735 se publican las Constituciones de Anderson.
  • En 1720/1735, a raíz de la derrota de los Estuardo en la guerra civil que sufre Inglaterra,  éstos se refugiarán en Francia, donde comenzarán a instalar sucesivamente diferentes logias que se servirán, desde un primer momento, del Ritual de la Gran Logia de Londres y Westminster de 1717, más tarde traducidos al francés y que se verán además sujetos a sucesivas adaptaciones fruto de la práctica consolidada.
  • Formalmente el Rito Francés fue fundado por el GODF en el año 1780. Los tres primeros grados fueron instituidos entre Julio y Agosto de 1785 por la Cámara de Grados. Las Órdenes de Sabiduría fueron adoptadas por el Gran Capítulo General en 1786.
  • El libro de registro de los Grados propuesto a las logias en 1786 e impreso en 1801 con el título de “Regulador del Masón”, es en consecuencia heredero de la práctica de “los Modernos”, y concibe definitivamente al Rito Francés en toda su extensión, esto es, en los tres primeros grados que constituyen las Logias Azules, y las Órdenes de Sabiduría.
  • A diferencia de los sucedido con las Logias Azules, el sistema de las Órdenes de Sabiduría elaboradas por el GCG del GODF y finalizado en 1786, fue trazado a partir de rituales elaborados exclusivamente en Francia y que, en consecuencia nada tenían que ver con la Gran Logia de Londres y Westminster de 1717, denominada “de los Modernos”. Y estando el Rito Francés referido al conjunto “Logias Azules/Órdenes de Sabiduría”, calificarlo de “moderno” es como poco un abuso idiomático que no se corresponde con la realidad histórica.

 Durante este período se constituyó la Gran Logia de Francia, que más tarde se transformará en el Gran Oriente de Francia.

En este punto es importante hacer una acotación para recordar que la Gran Logia de Francia que existe en la actualidad no tiene su origen ni tiene nada que ver con la Gran Logia de Francia que precedió al GODF.

Paralelamente en el tiempo, en esta época también van a trabajar en Portugal varias Logias masónicas establecidas por comerciantes y militares de origen inglés, irlandés y escocés, y también por negociantes procedentes de Francia.

Hecha esta pequeña introducción que no es sino una breve referencia a los primeros pasos de la masonería, al nacimiento y desarrollo del Rito Francés a lo largo del Siglo XVIII, vamos a pasar directamente al objeto central de esta intervención que es la

Historia del Rito Francés en Portugal

IMG_1982 copy MAConcretamente sabemos gracias al historiador masónico Miguel António Dias –y más recientemente a través del Hermano Oliveira Marques-, que Hipólito da Costa, a comienzos de 1802 y debidamente acreditado por los Masones portugueses, visitó a la Gran Logia de Londres y seguidamente al Gran Oriente de Francia con el fin de obtener los apoyos necesarios para la creación del Gran Oriente Lusitano.

Es también un hecho conocido que Hipólito da Costa regresó a Portugal en Abril de ese mismo año, y que desafortunadamente tres meses después, en Julio de 1802, fue encarcelado por la Inquisición, la cual le requisó toda la documentación que tenía en su poder, incluyendo los papeles que habría logrado fruto de los contactos que había establecido con la GLUI y el GODF.

En mayo de 1802 se constituyó el Gran Oriente Lusitano, aunque desafortunadamente en los Archivos de la Inquisición nunca se encontraron los documentos aprehendidos a Hipólito da Costa, razón por la que no hay pruebas documentales de la existencia de patentes, incluyendo la propalada Patente de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés.

Entre tanto, en 1804, el Gran Oriente de Francia y el Gran Oriente Lusitano firmaron un Tratado de Amistad que es el más antiguo de los documentos que han llegado a nosotros, y que acredita la existencia de un acuerdo suscrito por el GODF y en relación con la fundación del Gran Oriente Lusitano. A partir de ahí,  cuanto pueda decirse sobre documentos anteriores no deja de ser pura suposición o una mera especulación.

Desde este momento la masonería portuguesa se verá sujeta a una fuerte influencia de la masonería francesa, merced, en esa época, al hecho de ser la lengua francesa la más difundida, y a existir una mayor intensidad en los contactos culturales y políticos con Francia que con Inglaterra.

Esa intensa influencia de la masonería francesa ha sido puesta de manifiesto por nuestro querido hermano Oliveira Marques en su “Diccionario de la Masonería Portuguesa (Tomo I; páginas 602, 603 y 604),  y que paso a citar:

En 1806, un masón francés altamente cualificado, Antoine-Guillhaume Chérau, dedicó a Sabastiao de Sampaio, primer Gran Maestro portugués, su libro “Explicación de la Cruz Filosófica”.

Posteriormente, las invasiones francesas (1807/18011) van a tener un impacto relevante, ya sea por la presencia en Portugal de oficiales y soldados franceses masones, ya por la permanencia, en el área del gran imperio francés, de militares portugueses, de los cuales el más conocido fue Gomes Freire de Andrade.

En Grenoble, sede de la Legión Portuguesa, existió incluso una logia militar “Caballeros de la Cruz”. Y durante las contiendas entre liberales y absolutistas, muchos masones portugueses se exiliaron en tierras francesas, especialmente en París, donde llegaron a fundar una logia, la “Emigración Regeneradora”, en 1830.

Este taller se establecerá en Portugal en 1834, integrándose en la obediencia denominada Oriente Saldanha y trabajando en Lisboa durante algunos años más.

Desde el comienzo del siglo XIX y hasta 1837, los únicos ritos seguidos en Portugal y ambos de proveniencia francesa, fueron el Adoniramita y el Rito Francés o Moderno.

A pesar de la introducción en esta fecha del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y de su gradual avance, el Rito Francés continuó desempeñando un papel relevante en Portugal y sus colonias hasta el período de la clandestinidad (1935).

Las diferentes disensiones que van a caracterizar la vida masónica portuguesa desde 1834 hasta la década de los sesenta se dejarán sentir en el estado de las relaciones con la masonería francesa, en particular con el Gran Oriente de Francia.

Los contactos se renovarán e interrumpirán en varias ocasiones.

En 1854 fue a París una comisión especial encabezada por el prestigioso Marqués de Loulé.

En 1863, la embajada de Luis António de Carvalho y Castro logró resultados positivos hasta el punto de conseguir el restablecimiento de los lazos con el Gran Oriente Lusitano.

Tras este episodio las relaciones con la Masonería francesa se fueron incrementando, intensificándose tanto por razones políticas como anticlericales a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

En marzo de 1908 y mayo de 1916, Magalhaes Lima visitó oficialmente al Gran Oriente de Francia. Y otro tanto hizo en enero de 1920 Afonso Costa.

Además del Gran Oriente de Francia, la Masonería portuguesa estableció desde principios del siglo XX relaciones con la Gran Logia de Francia, visitada oficialmente también por Magalhaes Lima en mayo de 1916.

Durante la clandestinidad los contactos se prolongarán, algo que permitirá el rápido establecimiento oficial de relaciones con el Gran Oriente de Francia y la Gran Logia de Francia tras el 25 de Abril de 1974.

 

Este texto que acabo de leer, cuya autoría corresponde a nuestro querido hermano Oliveira Marqués, nos proporciona una panorámica general de la gran importancia del Rito Francés y de su fidelidad al Gran Oriente Lusitano durante este período en el que Hermanos de otros Ritos, en especial del REAA, protagonizaron graves disensiones con la consiguiente instalación de jurisdicciones que durante largos períodos de tiempo se mantuvieron alejadas del propio G.O.L.

No obstante la realidad descrita, las circunstancias impusieron que el Rito Francés fuese el que sufrió más abatimientos de columnas de Logias, como consecuencia de la inestabilidad a la que el G.O.L. estuvo sujeto a raíz de la dictadura militar iniciada en 1926, y que culminó con su ilegalización en 1935. Como consecuencia de esto, cuando tras la Revolución del 25 de abril de 1974 el Gran Oriente Lusitano fue legalizado retomando fuerza y vigor, apenas sí lo hizo con Logias del REAA.

Transcurridos 17 años, en 1991, un grupo de hermanos decidió proceder al levantamiento de columnas de una Logia de Rito Francés.

IMG_2039 Cerámica copy MAInesperadamente esta aspiración se encontró con grandes dificultades, habiendo sido instalada esta Logia –que tomó el nombre de Logia Delta- en medio de una gran perturbación provocada por algunos hermanos que, por motivos pocos explicados, no estaban de acuerdo.

El proceso llegó a ser tan agitado que por un decreto del G.O.L. la Logia Delta se vio obligada a abatir columnas para ser instalada de nuevo en 1994, tan solo pasados tres años.

Nos encontrábamos en una época en la que, tras 39 años de clandestinidad, aún no había transcurrido el tiempo suficiente para alcanzar la anhelada estabilización y, como bien sabemos todos, amén de las saludables y deseables diferencias de opinión, inclinaciones, tendencias políticas o religiosas, nuestra Augusta Orden no estaba y, visiblemente, sigue sin estar exenta de las actitudes negativas que, desgraciadamente, forman parte del comportamiento humano, como aquellas relacionadas con la conquista y mantenimiento del poder, defensa de los intereses personales y de grupo –más o menos ocultos- y hasta con la pasión, la envidia, la intriga, la vanidad, la frivolidad, etc.

La polémica que originó el abatimiento de columnas de la Logia “Delta” apenas dos meses después de su instalación legal, va más allá la vieja cuestión de saber quién detenta el poder, nunca debidamente resuelta (sigue habiendo nostálgicos de los tiempos en los que los cargos de Gran Maestro del G.O.L. y de Gran Comendador del Supremo Consejo del REAA eran ejercidos acumulados), y tendrá su origen en la reedición de un movimiento interno que se generará en 1941, cuando el G.O.L.U. en plena clandestinidad, envió sin ningún éxito una demanda de reconocimiento a la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Recordemos que entonces se asumía la declaración de los ocho puntos exigidos para la “REGULARIDAD MASÓNICA”, pues se pretendía obtener el reconocimiento de la Gran Logia Unida de Inglaterra o, de manera alternativa, una aproximación a la Gran Logia Nacional Francesa.

Los ocho puntos referidos, denominados “Principios Fundamentales para el Reconocimiento de las Grandes Logias”, son los siguientes:

  1. Una Gran Logia deberá ser regularmente fundada por una Gran Logia debidamente reconocida o, por lo menos, por tres Logias regularmente constituidas;
  2. La creencia en el Gran Arquitecto del Universo y en su voluntad revelada son condiciones esenciales para la admisión de nuevos miembros;
  3. Todos los iniciados deben prestar su Obligación sobre el Libro de la Ley Sagrada;
  4. La Gran Logia y las Logias especialmente, estarán integradas únicamente por hombres; tampoco podrán mantener relaciones con Logias mixtas o femeninas;
  5. La Gran Logia ejercerá su poder soberano sobre las Logias de su jurisdicción, teniendo una autoridad incontestable sobre los tres grados simbólicos, sin subordinación de ningún tipo a un Supremo Consejo;
  6. La Tres Grandes Luces –Libro de la Ley, Escuadra y Compás- estarán siempre expuestas durante los trabajos de la Gran Logia y de las Logias de su jurisdicción; la Luz principal es el Libro de la Ley Sagrada.
  7. Las discusiones de tipo religioso o político quedan prohibidas en las Logias.
  8. Los Antiguos Landmarks, costumbres y usos de la Masonería, serán estrictamente observados.

El fracaso se debería inicialmente al hecho de que la GLUI habría impuesto al GOLU el reconocer y ser reconocido por el poder legal existente en Portugal, algo que en medio de una dictadura y en la clandestinidad, fácilmente se adivina como imposible…

Ha de recordarse que este proceso, retomado por algunos hermanos, daría lugar a una escisión en el G.O.L. y a la consiguiente creación de la Gran Logia de Portugal.

Por otro lado, como la idea de la REGULARIZACIÓN no desapareciera –y por indicios recientes se mantiene-, el Rito Francés “no podría tener cabida” en el seno del G.O.L., pues, por un lado, al contrario de los Grandes Orientes, las Grandes Logias no admiten sino un Rito –a pesar de que a día de hoy ya hay excepciones- y, por otro, el Rito Francés no cumple con algunas de las ocho exigencias fijadas por la Gran Logia Unida de Inglaterra.

Todo esto generó un gran malestar entre muchos hermanos a los que no les gustó discriminar a un rito con las características y el pasado del Rito Francés.

Téngase en cuenta que este fue el primero institucionalizado en la Europa Continental, donde aún a día de hoy es el más practicado, y fue el más practicado en el G.O.L. durante todo el siglo XIX y en el XX, hasta la entrada en la clandestinidad en virtud de la ilegalización decretada por la dictadura del Nuevo Estado. De hecho, sólo unos años después de su fundación, el G.O.L.U. comenzaría a incorporar la práctica del REAA, resultando que, no obstante su incremento, sólo tras el 25 de abril éste llegaría a asumir un papel hegemónico en el seno de aquél.

El referido malestar facilitó la “apertura de puertas”, así se puede decir, para que el Rito Francés pasase a ser más atractivo para algunos hermanos del G.O.L.

Y es así como, tras la presentación de una plancha sobre el Rito Francés cuya autoría correspondía a un hermano de la Logia Delta, la Logia 25 de Abril, instalada en el REAA el 16 de julio de 1994, inicia un profundo debate en su seno y toma la decisión de optar por el Rito Francés.

La reinstalación de esta Logia en el nuevo rito tendrá lugar el día 6 de abril de 2002, pasando a ser una de las primeras logias en practicar el Rigo Francés en el G.O.L. tras su legalización después de la Revolución de los Claveles, y la única en cambiar del REAA al Rito Francés.

Así se daba comienzo a un recorrido seguido por muchas otras logias. Hoy son 18 las logias del GOL que practican el Rito Francés, la casi totalidad de ellas instaladas desde el principio en el referido rito.

Hechas estas primeras observaciones que me parecen pertinentes para esclarecer el ánimo de hermanos masones que tal vez traen consigo a la masonería vicios y formas de hacer propias del mundo profano,  lo que les lleva a valorar los Ritos como si fueran algo propio de un club, paso a hacer una exposición sobre la continuidad de las dificultades que siguen existiendo para la reimplantación plena del Rito Francés en el G.O.L.

Me refiero al restablecimiento de las Órdenes de Sabiduría, que constituye la segunda fase de la reimplantación del Rito Francés en el G.O.L., y que ha provocado aún mayores resistencias que las encontradas en la primera fase, a la que ya he hecho referencia, en la que ha tenido lugar el establecimiento de las Logias Azules o Masonería Simbólica.

El Renacimiento de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés (1999-2005)

IMG_2064 Ciudad copy MALa revitalización de la Órdenes de Sabiduría del Rito Francés por el Gran Oriente de Francia en 1995 y su desarrollo durante el mandato del Gran Maestre Philippe Guglielmi, cumple no sólo un objetivo de recuperación de los principios fundamentales del Rito Francés y la asunción de las Órdenes de Sabiduría como la vía adecuada para un mejor desarrollo de tales principios, sino también una visión de las Órdenes de Sabiduría como espacios para el perfeccionamiento y desenvolvimiento filosófico, integradas en un contexto obedencial y no constituidas como Potencias independientes y totalmente autónomas.

Esta perspectiva de autonomía específica de las Órdenes de Sabiduría incide en la definición precisa del primado de la obediencia en la administración general de la masonería, contribuyendo a una clara delimitación institucional de las líneas de acción, tanto desde una perspectiva interna como en el ámbito de las relaciones internacionales.

En tal perspectiva existe una clara ruptura con la visión de las Órdenes de Sabiduría como Potencias totalmente soberanas, basadas en procesos de legitimación de naturaleza histórica frecuentemente de autenticidad dudosa y, además, limitativas de la operatividad que se pretendía para el proceso de desarrollo que se pretendía para el Rito Francés.

En este contexto y con el estímulo de la revitalización de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés por el GODF, un grupo de hermanos de la Logia Delta dio comienzo a un proceso orientado a la recuperación del Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz que, en el contexto de la ilegalización de la Masonería en Portugal, se habría “integrado” en 1939, mediante el depósito de una supuesta Carta Patente de 1804 en manos del S.C.I.G del R.E.A.A.

Este proyecto, basado en un primer momento en la celebración de reuniones privadas en Bayona, Francia, en las que participan hermanos portugueses y españoles, y que cuenta con la participación del G.O.B. y del G.O.D.F. (con carácter no oficial), llegó a dar frutos traducidos en diferentes elevaciones a la Primera Orden que tuvieron lugar a lo largo del año 2001. En 2002, en el transcurso de una reunión celebrada igualmente en Bayona se tomó la decisión de adoptar la designación “Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal”.

Al mismo tiempo tenían lugar contactos inter obedienciales entre el G.O.L. y el G.O.D.F, con las miras puestas en la obtención de una nueva patente de las Órdenes de Sabiduría del rito Francés a otorgar por el Gran Oriente de Francia, siguiendo el principio de autonomía específica e integración en la Obediencia, en plena conformidad con la nueva vía adoptada por el G.O.D.F.

La coexistencia de dos enfoques diferentes en los que participaban hermanos del G.O.L. en un contexto en el que aún existía alguna polémica dentro del G.O.D.F., generó un significativo malestar en las relaciones entre el G.O.D.F. y el G.O.L., constituyendo el período 2001/2002 el más crítico, llegándose incluso a una situación de quasi ruptura entre ambas organizaciones.

Las relaciones con el G.O.D.F. con respecto al proceso de creación de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés fueron retomadas al inicio de la Gran Maestría de António Arnaut, en febrero de 2003, a través de una serie de reuniones mantenidas en un principio por el Gran Canciller del G.O.L. y el Gran Secretario de Asuntos Exteriores del G.O.D.F.

Estas reuniones permitieron reafirmar una clara intención de promover y reforzar las relaciones de amistad entre ambas Obediencias, así como contribuir a una correcta resolución de la situación resultante del proceso de constitución de un “Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal” por parte de un grupo de hermanos del G.O.L.

Se definió un enfoque orientado al establecimiento de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en Portugal, basado en la entrega de una nueva patente por parte del GODF y en la adopción de una perspectiva de integración del Gran Capítulo General en el seno de la Obediencia al ser constituido.

Paralelamente, también durante el año 2002, los hermanos del denominado Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal, decidieron solicitar al SCIG REAA la devolución e la supuesta patente de 1804, recibiendo sin embargo una respuesta negativa.

Igualmente fue también solicitada y obtenida una patente para las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés al Gran Oriente Latinoamericano (GOLA), en enero de 2003.

En una situación de crisis interna fruto de la existencia de perspectivas diferentes para el desarrollo de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en el seno del G.O.L., y también considerando el contexto de relaciones internacionales con el G.O.D.F., el Gran Maestro António Arnaut envió una plancha a las Logias de Rito Francés anunciando la creación de un nuevo Gran Capítulo General basado en la patente a otorgar por el GODF.

Durante el año 2003 tienen lugar varias reuniones entre el Gran Maestro y hermanos de Logias del Rito Francés, procurando una conciliación de posiciones; y todo al mismo tiempo en que continuaban por un lado las reuniones entre el G.O.L. y el G.O.D.F. para la obtención de una Patente de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés, y por otro las actividades autónomas del referido Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal.

Estando prevista para el 18 de junio de 2004 la entrega de la patente de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en una ceremonia enmarcada en las conmemoraciones de los 200 años del Tratado de Amistad ente el G.O.D.F. y el G.O.L., esta se suspendió a última hora por solicitud del Gran Maestro António Arnaut a su homólogo Bernard Brandmayer, del G.O.D.F., el cual accedió ante un eventual peligro de escisión en el G.O.L.

Habida cuenta de toda la situación generada en torno a dos visiones divergentes del proceso de implantación de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés, y en consonancia con la nueva posición asumida por el G.O.L., el SCIG del REAA decidió legitimar la formación e instalación del “Soberano Gran Capítulo de Caballeros Rosa-Cruz” con base a lo establecido en el acuerdo firmado en 1939, con ocasión del “depósito” del Rito Francés bajo la protección del SCIG REAA.

Se firmó un Tratado de Amistad entre el GOL y el “Soberano Gran Capítulo de Caballero Rosa Cruz – Gran Capítulo General del Rito Francés de Portugal”, promulgado el 31 de enero de 2005.

De cuanto se ha expuesto queda bien patente que esta primera fase (1999/2005) del proceso conducente a la organización de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés, esencial para la plena reimplantación del Rito Francés en el G.O.L., fue demasiado accidentada, controvertida y plagada de subterfugios insidiosos, razón por la que la solución adoptada estaba condenada al fracaso, algo que pudo comprobarse más tarde. Las constantes irregularidades y decisiones prepotentes practicadas por dos hermanos que lideraron y condujeron el proceso desde su inicio, forzaron la dimisión de seis hermanos, tres de los cuales eran fundadores y miembros de la Cámara de Administración, acabando el año masónico 2005/2006 en completa confusión y discordia, con un Muy Sabio y Perfecto Gran Venerable avanzando en su proyecto personal, atropellando los propios reglamentos, y apenas acompañado por un miembro de la Cámara de Administración y en contra de todos los demás.

En estas circunstancias, los miembros de la Cámara de Administración que no comulgaron con las prácticas del Muy Sabio y Perfecto Gran Venerable y su acompañante, redactan un documento en el que exigen que, en cumplimiento del reglamento, se realizase un Congreso antes del inicio del año masónico 2006/2007. Como respuesta se encontraron con una maniobra indecorosa de parte del M.S.P.G.V., que procedió a la expulsión de tales miembros de la Cámara de Administración reconstruyéndola al tiempo con nuevos hermanos elevados ad hoc de la primera a la cuarta Órden a tal fin.

Consumada la ruptura, quienes habían sido mal expulsados del SGCCRC/GCGRFP consideraron a éste automáticamente suspendido, paralizan las propias actividades en los grados de sabiduría y no reconocen legitimidad alguna a quien, de forma arbitraria, dictatorial y contraria a los valores masónicos, insistía en la práctica de actos ilegales.

No es cuestión aquí pormenorizar en todas las acciones llevadas a cabo, actos arbitrarios cometidos, formas de proceder antimasónicas, contrarias a la tradición, a los reglamentos y al sentido común, de las que fueron autores quienes usurparon el poder en el citado SGCCRC/GCGRPF.

Consecuencia de todo ello fue que tanto el G.O.L. y el G.O.D.F. rompieron los tratados de amistad con el SGCCRC/GCGRPF, lo que colocó a los miembros del mismo, pertenecientes al G.O.L., en una situación de ilegalidad susceptible de provocar su expulsión de la Obediencia.

Por razones que desconocemos, nunca se llevó a efecto sanción alguna relacionada con esta situación, habida cuenta de las prácticas ilegales llevadas a cabo en especial por destacados miembros del G.O.L.

Dado que tanto el Gran Maestro como el Consejo de la Orden del G.O.L. pretendía normalizar la práctica de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en el seno de la Obediencia, y porque en el G.O.D.F. se sostenía una posición semejante, se retoman y desarrollan las negociaciones entre ambas obediencias. Se consideró en ese momento que la patente de un rito es esencialmente un elemento de reconocimiento y legitimación inter-obediencial, especialmente internacional, tanto de su práctica como de los principios filosóficos que la sustentan, razón por la que su cadena de transmisión y su validez han de basarse en principios claros e inequívocos.

Esta posición fue confirmada más tarde por Roger Dachez, cuando en 2013, interviniendo en su calidad de director del Instituto Masónico de Francia, afirmó que “las diversas interpretaciones de validez histórica en la transmisión de las órdenes de sabiduría del Rito Francés, presenta frecuentemente vías de legitimidad dudosa, basándose en presupuestos que divergen de su esencia fundamental y de su estructura de transmisión”.

Y además, “…considerando inequívoco el primado histórico del GODF sobre los “derechos intelectuales” y la consecuente posibilidad de transmisión legítima de la patente de los Grados de Sabiduría del Rito Francés, resulta igualmente legítimo que las reglas de su atribución sean definidas por esta Obediencia, siguiendo los principios considerados fundamentales del rito y de las vías elegidas para su desarrollo”.

Esta posición mantiene toda su vigencia en la actualidad, pues, en nuestra opinión, la visión de las Órdenes de Sabiduría como vías de desarrollo y perfeccionamiento filosófico integradas en un contexto obediencial, promueve de forma inequívoca la esencia moral progresiva y progresista de la masonería, donde todos los hermanos son iguales y donde el mérito de su vivencia masónica queda garantizado de forma rigurosa y con autonomía por Potencias creadas en el seno de las Obediencias.

En las circunstancias y con los presupuestos referidos, las negociaciones se tradujeron en la entrega al G.O.L. por el G.O.D.F. de una patente para las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés en la perspectiva del primado de la Obediencia en la administración general de la masonería.

A raíz de ello, el G.O.L. invitó a aquellos de sus miembros en posesión de la IV Orden de las Órdenes de Sabiduría a instalar un Gran Capítulo General del Rito Francés.

Así es como, el 27 de Junio de 2009, nace el Gran Capítulo General del Gran Oriente Lusitano para el Rito Francés, el cual viene haciendo su tarea en defensa de los valores masónicos.

Durante su todavía corta existencia, el Gran Capítulo General del Gran Oriente Lusitano para el Rito Francés ha tenido una intensa actividad, tanto en el ámbito interno como en el de las relaciones internacionales.

Así, en el dominio interno se procedió a una prudente incorporación de nuevos Elegidos, habiendo alcanzado un número significativo, que practican las Órdenes de Sabiduría en dos Soberanos Capítulos, en los Valles de Lisboa –Libertad y Fraternidad- y previéndose en breve la instalación de un tercero en los Valles del Algarve.

Igualmente, a corto plazo, se prevé la instalación en Portugal de una Cancillería de la V Orden.

En lo que respecta a la actividad internacional, ocupa un lugar destacado la organización por el GCGGOL-RF, conjuntamente con el GCGGODF, del Primer Encuentro Internacional de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés, que tuvo lugar en este Templo del G.O.L. los días 23 y 24 de Abril de 2011, con presencia de casi una centena de hermanos y hermanas a título individual o integrados en delegaciones procedentes de Portugal, España, Francia, Suiza, Bélgica, Polonia, Marruecos y Colombia, representadas al más alto nivel.

Precisamente en este encuentro fue aprobada la importante Carta de los Principios Fundamentales del Rito Francés, que pasó a ser el marco universal fundamental para la estabilización de las Órdenes de Sabiduría del Rito Francés a nivel internacional.

También se celebraron:

  • Los Hermanamientos de los Capítulos Libertad y Fraternidad, respectivamente, con los Capítulos “Frederic Desmons 1877-Libertad absoluta de conciencia” y “Charles Savalette de Langes”, del Gran Capítulo General del G.O.D.F.
  • Convenciones entre el GCGGOL RF y los siguientes Grandes Capítulos Generales:

1.- Gran Capítulo General de la Gran Logia Mixta Univesal;

2.- Gran Capítulo General del Gran Oriente Latino Americano;

3.- Gran Capítulo General de Colombia del Rito Francés;

4.- Gran Capítulo General de España;

5.- Gran Capítulo General de Suiza;

6.- Gran Capítulo General de la Gran Logia de Marruecos.

Resultado de todas estas acciones, merece ser destacados los dos Encuentros Internacionales Ramsay, ya celebrados en las ciudades de París y Marrakech y en donde el GCGGOL RF estuvo debidamente representado.

En la misma línea está prevista en breve la aprobación de la constitución del Comité Ramsay.

Aun se puede hacer referencia a otras actividades del GCGGOL RF:

Segundo Encuentro Internacional de Lisboa / IV Encuentro Masónico Internacional realizado durante los días 16 y 17 de abril de 2010, siendo el tema central tratado la vigencia de los Valores Republicanos.

Instalación del Soberano Capítulo “Saïf An-Noqra”, en los Valles de Casablanca.

Fiesta Equinoccial del Rito Francés –GCG FF-

Sin reivindicar un falso abolengo y también sin caer en una falsa modestia, afirmamos que el Gran Capítulo General del Gran Oriente Lusitano para el Rito Francés, es hoy, sino el principal, uno de los pilares fundamentales que sostienen la implantación de la Masonería Liberal Portuguesa en el mundo. Contribuyendo, de manera decisiva, al afianzamiento de la posición alcanzada por el Gran Oriente Lusitano durante el Mandato de António Reis como Gran Maestro.

Y porque consideramos que tanto logias azules como órganos capitulares de las Órdenes de Sabiduría forman, en conjunto, la Masonería Universal, haremos cuanto sea necesario para seguir haciendo valer tanto el prestigio como los valores del Gran Oriente Lusitano.

En el Palacio del Gran Oriente Lusitano, en Lisboa, a 8 de noviembre de 2013
 António Antunes Ribeiro
 Todas las fotografías son propiedad de Mandiles Azules
Anuncios

, ,

A %d blogueros les gusta esto: