Comienza un nuevo curso masónico

DSC_0601 En el mes de junio último dábamos por cerrado el curso masónico. Por delante en el tiempo un buen verano. Y hasta ese momento un año que había estado cargado de trabajo, y que culminaba a la llegada del calor con la celebración de la edición anual de la Conferencia Ramsay (no confundir con los ecuentros bianuales habidos hasta la fecha, en Lisboa y Marrakech). Las jurisdicciones responsables de la administración de los Órdenes de Sabiduría del Rito francés, firmantes del documento que lleva el nombre de la capital portuguesa, se encontraron una vez más en París, en la sede del Senado de la República y en el edificio Cadet, sede histórica del Gran Oriente de Francia que ejerció como anfitrión.

Varias jurisdicciones cobraron un protagonismo especial en esta ocasión destacando entre ellas la representación española, uno de cuyos Soberanos Capítulos participó en un acto de hermanamiento cargado de simbolismo, poniendo una vez más de manifiesto la calidad inquebrantable de los lazos fraternales construidos con paciencia y confianza. Testigos fueron buena parte de los Grandes Capítulos Generales esparcidos por todo el mundo: Africa, América Latina y la inmediata y dolorida Europa que nos cobija, representada por las organizaciones belgas, de Polonia, Portugal, Montenegro, Francia… El broche que cerró este último año nos permite ahora dar paso a un nuevo curso y servir de punto de arranque.

Desde Mandiles Azules reanudamos la actividad y comenzaremos una vez más, respetando la misma pauta que hemos seguido hasta la fecha, a promover y difundir un sistema filosófico como es el Rito Francés. La actualidad será sin duda rica y merecedora de toda nuestra atención, tanto como el estudio, el conocimiento, la seriedad y la legitimidad histórica.

Anuncios

, ,

A %d blogueros les gusta esto: